Opinión

El uso de Swift se eleva como el Falcon Heavy

Un crecimiento sin precedentes que lo sitúa en el top 10 de lenguajes con más recursos en la red y del que más se habla

Resumen del artículo

  • Swift se sitúa en los primeros puestos de lenguajes más importantes en los diferentes índices de medición de popularidad de uso de lenguajes, llegando al top 10 en el ranking de la web RedMonk. Comentamos esta noticia y el prometedor futuro del lenguaje.

Solo hace 3 años y varios meses que las primeras compilaciones de Swift aparecían con una declaración de intenciones muy clara, sustituir Objetive-C como primer hito.

Chris Lattner y su equipo quizá no fueron totalmente conscientes de lo que conseguirían con Swift. Habitualmente tomamos como referencia TIOBE, el ranking de lenguajes que se basa en su uso profesional en proyectos empresariales, pero una nueva lectura nos llega del medio RedMonk. Swift, consiguió llegar en marzo del año pasado al top 10 del citado índice TIOBE (ahora está en el 12), y ahora se ha colocado ya por delante de su coexistente y relativamente anticuado Objetive-C, llegando al puesto 10 en el ranking de RedMonk.

Este grupo independiente analiza la popularidad en base al número de preguntas publicadas en StackOverflow y de proyectos en GitHub. Quizá hoy tenga todo el sentido atender este parámetro y no el estrictamente profesional, ya que el ferviente mercado freelance y la vertiente autodidacta es una predicción a un futuro a corto plazo de lo que supone y supondrá el uso de un lenguaje. En este sentido, los reportes acercan una realidad más que optimista, que refleja el crecimiento más grande registrado por un lenguaje desde 2011.

Swift está en el puesto 12 del índice TIOBE y ha llegado al puesto 10 en el ranking de RedMonk.


Hay que tener en cuenta dos cosas importantes a la hora de valorar está situación. Por un lado, debe competir con las plataformas y lenguajes tradicionales que arrastran un reclutamiento masivo de programadores profesionales en plataformas como C#, Java o C++. Por otro, la constante proliferación de lenguajes y plataformas modernas que luchan por hacerse con el mayor trozo de pastel en cuanto a adeptos se refiere es también un duro cenagal en el que Swift se ha abierto paso con fuerza. Uno de los momentos más significativos se produjo hace tan solo unos meses, cuando Google creó en su cuenta GitHub un fork para contribuir al desarrollo de Swift, algo que daba importantes pistas de su importancia.

Sorpresivamente, tras el anuncio del futuro sistema de la gran G (de nombre Fuchsia, por el momento) y la compatibilidad abierta de Swift como lenguaje de desarrollo, suponía solo el principio de las sospechas. Por su parte, Kotlin, el nuevo lenguaje de JetBrains y que Google adoptó para su sistema móvil Android, se queda fuera de ese privilegio por el momento, algo que siembra cierto desconcierto acerca de su futuro a pesar de su estabilidad y corta vida.

Quizá solo es cuestión de tiempo que se incluya en esa lista de elegidos, al menos podemos intuir que el requisito indispensable, ahora sí por fin, es contar con un compilador a nativo (tal como LLVM) estable y en versión definitiva para no repetir los viejos mantras que tantos problemas ha causado a la optimización como el runtime JVM.

Go, Dart, Flutter (Dart+Sky), y el reciente mencionado Kotlin son fuertes adversarios de similares naturalezas, pero en el ranking entran pilares como PHP, irreductible en desarrollo web y con millones de programadores o JavaScript con una segunda nueva vida gracias a frameworks de desarrollo como Angular o el comprobador de tipos estáticos Flow de Facebook, Apache Cordova y derivados híbridos para plataformas móviles.

Con esto nos hacemos una idea del mérito que guarda el lenguaje de código abierto de Apple, en constante desarrollo y que aun experimentará una mayor popularidad cuando se convierta en ABI estable en la futura versión 5 del mismo.

El objetivo principal del diseño de Swift siempre fue aportar cierta facilidad que dibujara una curva de aprendizaje para los programadores lo más pronunciada posible desde sus inicios, y la fórmula sin duda ha sido la acertada. A pesar de las adversidades, con solo 4 años de vida ya cuenta con una madurez más que respetable que convierte su uso en una delicia para el desarrollo de proyectos.

Finalmente, la gran noticia es que su popularidad ha saltado los muros de Apple y se extiende más allá de los dominios de Cupertino, gestando una comunidad de desarrollo que impulse su uso hasta el infinito. No debemos olvidar, que Swift tiene un fulgurante camino también en Linux o en desarrollos en lado servidor (con soluciones como Vapor, Perfect o Kitura) que lo pueden llevar mucho más allá. Y esto es solo el principio.

 

Fuente
The RedMonk Programming Language Rankings: January 2018TIOBE Index
Etiquetas

David Martín Saiz

La informática es mi pasión, la curiosidad mi perdición. Programador desde niño, hoy es mi trabajo y mi afición. A la deriva en un mar de código, ciencia y tecnología los remos que impulsan mi razón. Redactor, pero sobre todo transmisor de ilusiones y novedades en el mundo digital.

Artículos relacionados

Close
Close