Home » Opinión » “Hello Again”, el evento donde Apple se juega bastante
Hello Again

“Hello Again”, el evento donde Apple se juega bastante

Apple ha llegado a una situación insostenible. El tiempo transcurrido desde las últimas actualizaciones de sus ordenadores son una mala señal y ahora mismo, prácticamente toda la gama de ordenadores está fuera de mercado, de prestaciones y de precio. Una situación que clama ser solucionada desde hace ya bastantes meses si no años. Y desde luego, esto ha sucedido en el peor momento posible para la propia Apple y el mercado de consumo en general.

Análisis del mercado y económico

El mercado del PC baja cada año y no hay forma de levantarlo. No me entiendan mal, el problema no es que no se vendan PCs. Obviamente siguen vendiéndose. El problema es que cada año se venden menos. Algunos podrían pensar que es por las tabletas que son una alternativa más que eficiente para una gran parte de la población. Podría ser, pero no. Porque el mercado de las tabletas también lleva años en descenso. Se siguen vendiendo, pero cada vez menos y hasta a la misma Apple le está costando conseguir que las cifras de ventas de su iPad (la tableta mejor colocada en el mercado) suban trimestre a trimestre. ¿Es por los móviles entonces? ¿Puede ser que el mercado esté bajando porque al final los smartphones están copando esos mercados? Pues tampoco. Porque el mercado del smartphone también baja a nivel mundial y es el principal responsable que Apple esté presentando, por primera vez en muchos años, datos de crecimiento negativo en sus cifras trimestrales (es decir, insisto, siguen vendiendo -mucho-, pero menos que otros trimestres).

Aquí hay dos problemas de base que se enfrentan para entenderlo según cifras macro-económicas. El primero de ellos es el estancamiento del mercado de consumo. No es que se vendan menos PCs por las tabletas o por los móviles. Todo se vende menos porque el mercado de consumo se está estancando a nivel de crecimiento. El principal motivo: los dispositivos tienen cada vez un ciclo de renovación más alto. ¿Por qué? Primero porque son suficientemente buenos como para durar más tiempo, segundo porque las nuevas funciones que nos ofrecen los fabricantes no justifican el cambio y tercero, porque los precios son tan altos que es inalcanzable (o directamente no tiene sentido) que todos los años cambiemos de móvil de 800€, de tableta de 700€ y de ordenador de 1500€ (por citar precios en la gama Apple).

PC Market Share

En un mundo de “salarios contenidos” (como dicen algunos economistas) la realidad es que “de donde no hay, no se puede sacar”. Yo escribo esto desde un MacBook Pro de hace 5 años que funciona a las mil maravillas (tras ponerle un disco SSD sustituyendo la unidad de DVD-ROM) y mi móvil es un iPhone 6 Plus de hace 2 años que va como el primer día y tiene las últimas versiones (ambos) de todo. Y este año, eso sí, he cambio mi obsoleto iPad 3 de Pantalla Retina del año 2012 (con 4 años) por un nuevo iPad Pro que espero me dure unos cuantos años.

El segundo problema mencionado según la macro-economía es el capitalismo liberal cuyo baremo de éxito o no de un negocio no es la calidad de sus productos, ni su repercusión mediática, ni siquiera que consiga beneficios trimestre a trimestre. Sí, no están leyendo mal. Para el capitalismo liberal basado en que una empresa es de sus accionistas (los cuales han de obtener beneficios, y donde el accionista que hoy tiene parte de Apple, mañana lo tiene de Google, pasado de Dropbox y al siguiente de Facebook) una empresa es rentable y se puede invertir en ella si ejercicio tras ejercicio (trimestre a trimestre) esta aumenta en beneficios. Si cada vez gana más. Y cuando una empresa gana menos de un trimestre comparado con el mismo del año anterior se dice que “ha perdido”. Craso error. HP, Lenovo, Samsung, Dell o Apple no van a irse a la quiebra. Ganan dinero mes a mes, trimestre a trimestre. Muchísimo. Pero cuando una empresa genera menos beneficio de un trimestre a otro (siempre comparado entre años), algo va mal y como inversor busco otra empresa en la que poner el dinero. Por eso, que IBM o Sony se hayan desecho de sus departamentos de PCs dando por hecho que no son rentables es absurdo, porque sí lo son ya que la rentabilidad debería ser que los ingresos superen a los gastos que se han producido para obtener dichos ingresos. Pero obviamente, no es así.

Resumiendo: tenemos el problema A de un estancamiento del mercado de consumo y el problema B por el que una empresa no es rentable si no gana más de un trimestre de un año al mismo del año siguiente. Apple tiene estos dos problemas (como otras muchas tecnológicas).

Intel, Apple y equipos desactualizados

“Apple ya no se preocupa por el mercado profesional”. Es el argumento más escuchado en los últimos años. Y ciñéndonos a las pruebas empíricas, Apple está más preocupado por los beneficios que por satisfacer a los clientes, cuando estos pertenecen a un sector minoritario. Para Apple, el iPhone es ahora mismo casi el 60% de su facturación y el PC (los Mac), como tal, es un mercado secundario. Pero depender de más de la mitad de tus beneficios de un solo producto es un grave error, más cuando las previsiones te auguran que el próximo año vas a romper el mercado con la próxima iteración de iPhone que volverá a poner a Apple por delante de la competencia en diseño y prestaciones. Y es un problema porque cuanto más dependa Apple de un solo producto y no diversifique, más grande y dolorosa será la caída en caso que dicho producto falle en un momento determinado en un mercado tan volátil como el tecnológico, donde hace nada Blackberry y Nokia eran los Reyes del Mambo y ahora no les invitan ni para animar cumpleaños.

Apple no puede olvidarse de estos mercados y ahora tiene una gran oportunidad que no sabemos si aprovechará o no. Por un lado, está claro que lo que veremos será un MacBook Pro de renovado diseño. Mejor construido, más ligero, con procesador de última generación de Intel con soporte de 4K por hardware (la generación Kaby Lake), con una barra/pantalla OLED en la parte alta del teclado para ofrecerle la opción de mostrar información contextual de las apps o atajos de teclado… Un ordenador que parece daría de lado cualquier puerto USB y solo incorporaría el nuevo USB-C (como los nuevos MacBook de 12″) y el aun más nuevo Thunderbolt 3. También se habla de una re-invención del puerto MagSafe, usando la misma técnica pero para el cable USB-C que serviría para dar carga al ordenador. Está claro que Apple quiere que trabajemos en la nube e inalámbricamente. Por último, este nuevo Pro tendría sensor de huella dactilar en el botón de encendido (Touch ID), GPU AMD Polaris con soporte de realidad virtual en los modelos de gama alta de 15″ y una batería de gran capacidad.

Concepto de MacBook Pro con pantalla OLED superior
Concepto de MacBook Pro no oficial realizado por Martin Hajek

Este nuevo MacBook Pro vendría en “dos sabores”: de 13 y 15″, renovando y sustituyendo a la actual gama Pro por completo. Pero hay un tercer nuevo ordenador que será presentado (según los rumores) que es el que tiene despistada a la gente. Por un lado se da por hecho (según analistas con fuentes de información en altas esferas Cupertinas) que el MacBook Air de 11″ sería retirado definitivamente por Apple de la venta.

Queda la duda de cuál será el tercero en discordia que dicen los rumores: podría ser un Air de 13″ haciéndolo de entrada a gama portátil (el de precio más asequible de cuantos fabrique Apple) pero conservando su diseño y pantalla, renovando solo la CPU y puertos. Pero existe el problema que el actual diseño es del año 2010, hace ya 6 años. Si el Pro es necesario renovarlo y su diseño Retina es del 2012, el Air es más urgente aun en cuanto a renovación.

¿Cuál sería entonces este tercer modelo? Algunos dicen que sería la gran sorpresa de Apple, de la que nada se sabe porque estaría manufacturado en Estados Unidos y por lo tanto (como pasó con el Mac Pro en su día) las filtraciones serían inexistentes en este. Este nuevo modelo de entrada de 13″ sería un portátil mucho más ligero, con pantalla Retina, diseño similar (aunque mejorado) al actual MacBook de 12″ y, lo más importante: con procesador A10x de Apple (evolución de la actual CPU del iPhone 7 y que también llevaría la próxima iteración de los iPad Pro de 12 y 9 pulgadas, así como un posible futuro iPad Pro Mini de 7 con soporte de Apple Pencil).

Sí, has leído bien: un MacBook de 13″, de menos de 1 kilo, con pantalla Retina, disco de estado sólido, teclado de bajo perfil y trackpad con Force Touch y motor de vibración. Una versión remozada del actual MacBook de 12″ (que sustituiría a este) y que contaría como CPU con un procesador de 4 núcleos Apple A10x de arquitectura ARM, una versión de macOS compatible con esta arquitectura y un emulador que permitiría ejecutar aplicaciones de arquitectura x86 con la suficiente eficiencia (como sucedía con Rosetta durante la transición de Apple de PowerPC a Intel).

La transición a arquitectura ARM

¿Cómo sería esta transición? Pues Apple tiene en mente ofrecer el futuro Cocoa Universal que incluiría a macOS en la ecuación y que permitiría crear una sola app y diseño para dispositivos móviles y ordenador, aprovechando cómo se maneja cada uno (al igual que hace la arquitectura Windows Universal de Microsoft). Este futuro Cocoa Universal permitirá crear binarios universales de arquitectura x86 y ARM, además de apps que funcionen tanto en ordenador como iPad y iPhone.

CPU Apple A10 ARM

En una primera fase, solo habría que re-compilar las actuales apps desarrolladas sobre Cocoa en arquitectura ARM y funcionarían. De hecho, apuesto que Apple ya lleva en conversaciones con los grandes como Autodesk, Adobe y otras para que adelanten trabajo a este respecto y probará la gran eficiencia de rendimiento y energía de estos equipos.

En la segunda mencionada fase, sería el momento en que cualquier app ya presente en macOS podría migrar a iOS sin casi trabajo para los desarrolladores y ampliar el mercado profesional para los nuevos iPad y dispositivos de gran capacidad de procesamiento y última generación.

Los olvidados

Pero Apple tiene un último problema tras toda esta increíble renovación: se llaman Mac Mini y Mac Pro. Si se cumple nuestra previsión, veríamos desaparecer al MacBook de 12″ en post del nuevo MacBook de 13″ con procesador ARM de Apple. Veríamos desaparecer la gama Air. Desaparecería la actual gama Pro. Y el iMac sería renovado más adelante con procesadores Kaby Lake y gráficas AMD Polaris con soporte de VR (así como USB-C y Thunderbolt 3). Junto a este iMac también saldría una pantalla Cinema Display 5K con GPU de soporte incorporada. Pero el Mac Mini y el Mac Pro (el pequeño y el grande la familia) se quedan en el limbo. En tierra de nadie.

Mac Pro y Mac Mini

Apple tiene solo dos posibles soluciones: renovarlos con las últimas iteraciones de CPUs de Intel o retirarlos de la venta definitivamente. Mantenerlos ahí no tiene sentido alguno pues ambos están completamente fuera de mercado en prestaciones y precio. El Mac Mini debería ser renovado con puertos USB-C, Thunderbolt 3 y procesadores Kaby Lake o Skylake y el Mac Pro igualmente debería recibir renovación en sus puertos, uso de los nuevos modelos FirePro de gama S o W de ATI, más capacidad de almacenamiento en configuraciones nativas y la actualización a la nueva gama de procesadores Intel Xeon E5 v4 que se lanzaron en el primer trimestre de 2016.

Hello again

Lo que está claro es que Apple se ha visto “forzada” a realizar una renovación en masa de toda su gama de ordenadores debido a los problemas de suministro de Intel y eso le ha dejado en una posición de mercado compleja. Tal vez podía haber hecho renovaciones intermedias mucho antes y no esperar tanto tiempo, pero tal vez alargar la espera al usuario le beneficie en cuanto a la cantidad de gente que está reservando su dinero esperando estos nuevos ordenadores.

Ordenadores que, en el caso del nuevo MacBook Pro, se han rumoreado como seguro para presentación en eventos desde marzo. Se dio por hecho que lo veríamos cuando vimos el iPad Pro de 9,7 y el iPhone SE, se volvió a dar por hecho para la WWDC y se apostó todo para la presentación del iPhone 7. Finalmente, hemos tenido que esperar hasta casi noviembre para verlo hecho realidad. Se me ocurre que la innovación que Apple presentará (con los nuevos Pro y MacBook con ARM) ha requerido tanto trabajo, que justifica los continuos retrasos.

¿Se cumplirán las expectativas? Lo sabremos en unos días. Pero sin duda, si todo sale como he pronosticado, Apple tendría de nuevo una posición de privilegio que le pondría por delante de la competencia y le permitiría ser de los pocos que ven como el mercado de PCs (el suyo) sí que crece, tal como le gusta a los accionistas. ¡Ah! Y no olviden que Microsoft presenta un día antes (el 26) su renovación de la gama Surface con un nuevo miembro de la familia: un Surface Desktop similar a los iMac. Veremos qué nos ofrecen ambas empresas. Un saludo a todos y Good Apple Coding.

Acerca de Julio César Fernández

Analista, consultor y periodista tecnológico, desarrollador, empresario, productor audiovisual, actor de doblaje e ingeniero de vídeo y audio.

Otras recomendaciones

El problema de la formación tecnológica

El problema de la formación tecnológica

Aprender mientras trabajamos en un proyecto. Uno de los mayores errores que se cometen hoy día en el mundo tecnológico. Al final, los responsables de proyectos hacen lo que pueden con lo poco que tienen y muchas veces las cosas funcionan "casi por casualidad". Una buena formación es esencial, tanto contratada como dar al empleado el tiempo necesario para conseguir la formación por sí mismo. Analizamos este problema presente en el mundo laboral tecnológico hoy día.

  • Midnite

    Si aquel Macbook con ARM, llevará MacOS… queda por descontado que tarde o temprano, el iPad Pro por fin correrá MacOS, y por fin tendrá app de calidad!

    • No tiene nada que ver una cosa con la otra. Como bien comentas, nuestro concepto es que las apps de calidad están en macOS y las apps “de juguete” en iOS. Pero, ¿qué pasaría el día que haya una arquitectura de desarrollo que permita que EL MISMO programa puede ser ejecutado independientemente en iOS o macOS? La única diferencia entonces será la forma de manejar el programa y su interfaz: en macOS con puntero y en iOS con toques. Habrá una experiencia de uso diferente y adaptada en cada sistema, pero las mismas funciones y posibilidades profesionales. Ese es el objetivo que Apple persigue en uno o dos años.

      Un saludo y gracias por tu opinión.