Home » Opinión » ¿Fuga de cerebros en Apple?
Fuga de Cerebros

¿Fuga de cerebros en Apple?

Es el tema del momento. Todo empezó el pasado martes día 9 cuando Chris Lattner, principal responsable del lenguaje Swift, de la infraestructura LLVM y en parte, del IDE Xcode, anunciaba su marcha de Apple para buscar “nuevos espacios”. Os lo contamos aquí.

A pesar de ser una noticia que afectaría únicamente a aquellos que estamos dentro del mundo del desarrollo, y que no es ni la primera ni la última persona que deja Apple para irse a otra compañía, todos los medios generalistas se han hecho eco de la noticia. Principalmente porque, y esto es cierto, Lattner es una de las estrellas de mayor prestigio que Apple tenía y llama la atención que en el punto álgido de la evolución de Swift, cuando ha florecido y ahora solo puede ir hacia arriba, su creador y principal responsable decida irse para hacer otro trabajo. Otro trabajo, y creo que ahí está parte del morbo, que es ser Vicepresidente Senior de Software de Auto-Pilot en Tesla. Un puesto que hasta ahora ejercía a tiempo parcial Jinnah Hosein, responsable de software de SpaceX, otra de las compañías del CEO de Tesla Motors, Elon Musk.

Pero la noticia no acabó ahí porque al día siguiente 9to5mac comenzaba a tirar de la manta y se hacía eco de otra salida que pasó desapercibida en diciembre: la de Matt Casebolt. Un diseñador en cuyo currículum figuran desde la última Touch Bar de los nuevos MacBook Pro, pasando por el propio Mac Pro, el trackpad de tecnología Force Touch, el modelo Retina de MacBook Pro o el primer modelo de MacBook Air. Una persona con 52 patentes registradas a su nombre, propiedad de Apple. Alguien que lleva 9 años en la compañía (Lattner llevaba 11 años). Casebolt formaría parte del núcleo duro de colaboradores más directos de Jony Ive y ahora cumplirá en Tesla el rol de Director Senior de Ingeniería, Cierres y Mecanismos.

Pero no acaba ahí la lista, porque en el último año Apple ha perdido a bastante más gente icónica o que ha tenido un papel importante en la compañía en los últimos años. Una de sus principales responsables del departamento de relaciones con prensa (PR), Sarah O’Brien, ahora es Jefa de Comunicaciones en Tesla. Otro importante ingeniero de Apple, Doug Field, ha pasado de ser Vicepresidente de Ingeniería Hardware del Mac a Vicepresidente de Ingeniería de Vehículos en Tesla. No hace mucho, Danny Coster, una de las personas del núcleo de confianza de Jony Ive que lleva trabajando con él 20 años, abandonó Apple para irse a GoPro (Coster era el ingeniero jefe del primer iMac). O por ejemplo, Timothy Hatcher, uno de los más importantes ingenieros del equipo de WebKit (motor sobre el que funciona Safari) dejó la compañía tras 11 años para irse a Tesla como ingeniero de interfaces.

¿Solo estos? No, desde enero de 2016 todos estos altos cargos o puestos relevantes de Apple han abandonado la compañía, muchos de ellos hacia Tesla: Bob Kupbens (VP de la tienda online de Apple) se ha ido a eBay, Hiroki Asai (VP de comunicaciones de marketing global) dejó la compañía, Yoky Matsuoka (Departamento de salud) también se fue, Colin Smith y Michaela Johndrow (Prensa) se han ido a Ford, David Erhart (director de ingeniería confiable) se ha ido a Tesla, Chester Chipperfield (proyectos especiales) a Tesla, Charles Kuehmann (director de diseño de producto) a Tesla, Steve Zadesky (jefe de Project Titan) se fue, Sal Soghoian (manager de tecnologías de automatización de productos) también se fue, Daniel Gross (director de software) se fue a Y Combinator, Thomas Zwingman (equipo senior de ingeniería de confianza) a Tesla, Sankarshan Murthy (manager de producto que trabajó en el Apple Watch o el iPhone 5c) a Tesla, Teresa Brewer (prensa) se ha ido SurveyMonkey, Bart Nabbe (proyectos especiales) está ahora en Faraday Future, David Finkelstein (manager de seguridad criptográfica) se fue a Google, Ryan Walsh (senior de productos para medios) ahora está en Floodgate, Andrew Graham (ingeniero de sensores de movimientos) en Tesla o Brooke Michael Kain (jefe de marketing digital de Apple Music y iTunes) se ha ido a AEG Live.

El caso Chris Lattner

¿Qué pasa en Apple? Si nos fijamos no pasa nada que no haya pasado ya hace tiempo, si tenemos en cuenta que la rotación de empleados en una empresa con más de 100.000 empleos en todo el mundo, es obvio que debe darse. Pero aquí tal vez la nota sea que la salida de Lattner ha hecho que el foco se ponga sobre Apple y que nos encontremos que en los últimos meses han salido personas que no son personal que normalmente rotara, si no personas que llevan tiempo trabajando en Apple y que (normalmente) no suelen abandonar su puesto a no ser que alguien les ofrezca algo realmente atractivo.

El caso Lattner yo lo veo simple. Este lleva desde 2010 trabajando en Swift, ha dado a Luz al mismo, lo ha criado, lo ha visto crecer y ahora que ya está en su adolescencia le ha dejado que se vaya de casa para ir a la Universidad. Swift ya está encaminado, tiene su estructura base, no pertenece a Apple si no a la Comunidad al ser código abierto y su gestión es responsabilidad de un núcleo de personas donde no todas pertenecen a Apple y donde el propio Chris Lattner seguirá estando para cuidar de su hijo. No tiene más vueltas el tema. Simplemente, Lattner ha querido, después de 11 años, buscar (como decía en su comunicado) “nuevos espacios”, cosas que (ya que tiene el proyecto Swift encaminado y podemos decir que está maduro para seguir él solo) le supongan nuevos retos profesionales. Y hoy día, a cualquier ingeniero de software que se precie, la posibilidad de trabajar con Inteligencia Artificial en sus muchos campos como machine learning, deep learning, visión computerizada, redes neuronales y demás, es un proyecto que atrae y mucho. Sobre todo a una persona que es un ingeniero acostumbrado a construir infraestructuras, no un mero software para salir del paso de una necesidad completa.

Y además, hay otro punto importante. ¿Es posible que Tesla esté pensado crear un kit de desarrollo de software y pudiera usar Swift para ello? ¿Es posible también que Tesla se halla planteado a Swift como lenguaje para el desarrollo de toda la IA que va a desarrollar y qué mejor que tener al padre del mismo? Actualmente existen múltiples lenguajes y frameworks que se usan para tal cometido, desde Python (a través de frameworks como Tensorflow o Keras), pasando por el propio C++ (y frameworks como Torch). Y muchos de ellos, tirando de computación gráfica a través del estándar CUDA de nVidia. Históricamente se han usado lenguajes como LISP, Prolog o Haskell, cuya estructura está más pensada para la IA, pero en los últimos tiempos, esto ha cambiado y ahora lenguajes como Python, C++ o incluso R tienen muchos más frameworks específicos que permiten trabajar en todos los campos de la IA, no solo machine learning de propósito general, sino visión computerizada, procesamiento del lenguaje natural, análisis de datos o redes neuronales.

Swift, en este sentido, hoy día está muy por debajo del resto de lenguajes (en cuanto a frameworks disponibles), pero dada su inherente capacidad y velocidad, contando con su capacidad de expansión a través de frameworks (al igual que Python) usando el gestor de paquetes del mismo (totalmente independiente de Apple, Cocoa, Xcode y demás) podemos pensar que tal vez a Elon Musk y Tesla les interesa un desarrollo de software de mayor calidad que un lenguaje como Swift podría proporcionarles.

Cambio de filosofía

Apple ha cambiado. Y ahora, tras más de 5 años de la muerte de su co-fundador Steve Jobs se empiezan a notar las diferencias. Tim Cook es un magnífico gestor que está llevando a Apple a cotas de éxito económico que nunca Apple ha tenido y la compañía ha dado un cambio importante: ha abandonado el sector profesional más duro (que da poco dinero, en cuanto a cantidad de ventas) y ha cambiado su foco al sector de consumo de productos premium, el mismo en que otras compañías como Samsung, HTC o Huawei pelean (con móviles de más de 700€). Un sector que, a nivel informático, Dell, Lenovo, Samsung e incluso la propia Microsoft también están explorando. Un sector que es la solución a los problemas de bajos márgenes del mercado informático de los últimos años. Vender productos premium, de mayor calidad de componentes y construcción, enfocados en un consumidor que gusta de un producto de especial calidad, semi-profesional en algunos casos. Ese es el nuevo foco y los ordenadores y dispositivos de Apple que quieren ser Pro, realmente no lo son.

Y no son Pro por un motivo muy sencillo. Porque lo que Apple o el resto de marcas llaman Pro es en realidad un usuario premium de mayor poder adquisitivo que cambia su hardware tal vez cada 3 o 4 años (como mínimo) y que como busca algo que le dure se compra ordenadores o dispositivos de alto coste y calidad. Porque para Apple un ejecutivo que se mueve con su iPad y toma notas es un Pro. O incluso un aficionado al dibujo que usa el Apple Pencil. El Pro de Apple ya no es nunca más el sector netamente profesional (aquel que requiere cosas muy específicas). El Pro de Apple es un consumidor que, además de uso personal, hace un uso profesional en cuanto a que usa el dispositivo para su ocio y su trabajo. Ese es el concepto de Pro que da dinero hoy día, por la lógica mayor cantidad de gente que se engloba en dicho perfil.

Y sí, es cierto que los dispositivos de Apple también sirven (en muchos casos) para muchos Pro realmente Pro. Pero lo es porque son productos de gran calidad, no porque estén fabricados específicamente con ellos como objetivo. Así de simple.

Fuga de cerebros

¿Hay fuga de cerebros? Sí, siempre la ha habido. Todas las compañías tecnológicas tienen ese gran problema porque la experiencia y el conocimiento son muy difíciles de adquirir en tareas o aptitudes que tienen pocos meses de vida. Miren mi caso, por ejemplo. Por mucho que yo quiera, no puedo ser un experto en Swift con 3 años de experiencia. Es materialmente imposible. Imaginen un nuevo framework de IA que tiene unos meses de vida y se estandariza rápidamente. ¿Qué experiencia le van a pedir a alguien que quieran contratar con el propósito de usar dicho framework? La tecnología va tan rápida, que la experiencia deja de ser un grado (en una tarea concreta) y lo es la capacidad de una rápida compresión de conceptos, la importancia que le demos a nuestro reciclaje personal en conocimientos y en cómo podemos saber mucho de mucho, pero especializarnos en algo concreto. Es un cambio de paradigma productivo y profesional brutal que hace que compañías como Dropbox ofrezcan 400.000 dólares anuales a ingenieros expertos en Machine Learning y en el campo experiencia digan: “No aplicable”.

Con este panorama, el bagaje personal de cada uno y sus méritos en diferentes campos son la mejor carta de pressentación. Y si Lattner o cualquier otra persona siente que se ha estancado en un puesto o le ofrecen algo nuevo que le pueda dar mayor visibilidad y meterse en un proyecto que personalmente le atraiga por su novedad e interés, yo también me iría con los ojos cerrados. Como un caballero, dando las gracias, saliendo por la puerta mientras todos vitorean tu nombre agradecidos por los años que has dado a la compañía y abriendo una nueva etapa de re-invención. Ese es el mundo futuro. Ese es el panorama profesional y en él es normal que las personas cambien y busquen aquellas compañías o proyectos que más les completen profesionalmente. Para algunos será Apple, para otros Tesla.

Un saludo y Good Apple Coding.

Referencia informativa del artículo | Gizmodo, Damn, Apple Is Losing a Lot of People

Acerca de Julio César Fernández

Analista, consultor y periodista tecnológico, desarrollador, empresario, productor audiovisual, actor de doblaje e ingeniero de vídeo y audio.

Otras recomendaciones

El problema de la formación tecnológica

El problema de la formación tecnológica

Aprender mientras trabajamos en un proyecto. Uno de los mayores errores que se cometen hoy día en el mundo tecnológico. Al final, los responsables de proyectos hacen lo que pueden con lo poco que tienen y muchas veces las cosas funcionan "casi por casualidad". Una buena formación es esencial, tanto contratada como dar al empleado el tiempo necesario para conseguir la formación por sí mismo. Analizamos este problema presente en el mundo laboral tecnológico hoy día.

  • Adrian_iOS Designer

    Como siempre muy claro y comparto la definición de Pro para Apple. Un saludo