Home » Opinión » Es más importante aprender programación que idiomas para un niño
Swift

Es más importante aprender programación que idiomas para un niño

La semana pasada Tim Cook estuvo de visita en Francia. Hizo una ruta por diferentes lugares que tienen que ver con Apple, visitó algunas empresas y se entrevistó con el presidente francés Emmanuel Macron. En una de estas visitas, estuvo en las oficinas de la compañía de medios digitales Konbini en París, y allí dio unas declaraciones que han salido en todos los medios.

“Si fuera un estudiante francés de 10 años de edad, pensaría que es más importante para mi aprender programación que inglés. No es que esté diciendo que la gente no deba aprender inglés. Pero creo que se entiende cuando digo que la programación es un lenguaje que te permite expresarte con 7.000 millones de personas en el mundo. Creo que la programación será necesaria en cualquier colegio público en el mundo y nosotros hemos trabajado muy duro para conseguir esto con un lenguaje que llamamos Swift, que es tan fácil de aprender como nuestros productos lo son de usar. Creo que este es el lenguaje que todo el mundo necesita aprender, no solo para el que se dedique a las ciencias de la computación, sino para todos nosotros”.

Podríamos llegar a no entender estas declaraciones ni darles la importancia necesaria si no ponemos un poco de contexto para entenderlas y miramos un poco hacia el futuro. Así que vamos a intentar explicar por qué esto que comenta Cook es algo que tiene todo el sentido del mundo.

Los idiomas en el futuro

Vamos a empezar por la base: los idiomas. ¿Qué son? Una forma de expresión. Diferentes formas de expresar lo mismo, de hecho. El significado que trasciende a los idiomas es el mismo. Cada idioma expresa las cosas de una forma diferente pero hay una equivalencia que puede ser aprendida. ¿Para qué necesitamos aprender idiomas? Para poder expresarnos con personas o en lugares diferentes al nuestro o entender cosas que han sido escritas en otros idiomas. Sin duda, los idiomas hoy (insisto, hoy) son un gran valor. Pero, ¿y mañana? No, mañana no lo serán. Este vídeo bajo estas líneas tiene ya 2 años, así que es más que una realidad.

El aprendizaje automático aplicado a los lenguajes, en el cual trabajan Google o Microsoft con toda la potencia de sus arquitecturas en la nube con millones de consultas diarias, poco a poco va perfeccionando los algoritmos de traducción entre idiomas. Para nosotros no ha habido cambio visible porque siempre hemos visto los traductores en línea como un diccionario (y en cierta forma así era). Un traductor como el de Google o Bing eran, hace años, unos algoritmos de equivalencias y búsquedas en base de datos basados principalmente en algo muy parecido a lo que es un diccionario. Por palabras o conjunto de las mismas. Pero era estático. No aprendía, no cambiaba. Y por ello, todos recordamos las famosas traducciones al “estilo Tarzán” que tanto han caracterizado históricamente a esos sistemas.

Pero esto ya ha cambiado. Hoy día tenemos capacidades reales de sintetización de voz multi-idioma en nuestro bolsillo con un realismo increíble. Tenemos algoritmos de reconocimiento del habla capaces de transcribir cualquier frase en cualquier idioma a texto casi sin errores y tenemos unos algoritmos de aprendizaje automático que están siendo entrenados día a día con millones de consultas (como las que cualquiera de nosotros hacemos) para mejorar las equivalencias entre los lenguajes, entender la gramática subyacente de cada uno y llegar (porque se llegará) a un traductor funcional con la capacidad de un humano o incluso, según el humano, superior a este.

¿Para qué necesitaré entonces aprender idiomas si en unos años bastará poner un auricular en el oído y oír en tiempo real lo que me digan traducido a mi idioma como si tuviera un intérprete a mi lado?. Algo similar a lo que hacen los nuevos Pixel Buds presentados por Google que tienen un botón dedicado para activar la función de escucha en la app de Google Translate.

Viendo esto más hacia el futuro, ¿para qué necesito aprender un idioma si puedo hablar en el mío y obtener una traducción en cualquiera que se hable en el mundo en tiempo real y con una calidad de traducción humana?. Como se ha visto, esto es es una realidad hoy día con apps como Google Translate, aunque obviamente no con la calidad que daría una traducción hecha por un humano conocedor de los lenguajes en que nos comunicamos. Pero es cuestión de tiempo que esto pase.

Así que lo que hoy es algo imprescindible, en 10 o 20 años, será algo innecesario. No hará falta. Porque cualquier texto en cualquier idioma de cualquier fuente será traducida en tiempo real. Porque cualquier imagen será traducida por nuestras lentes de realidad aumentada. Cualquier conversación será entendida y seguida. Un grupo de personas de diferentes países podrá hablar fluidamente y todos entenderán todo en sus idiomas. No estaremos limitados a la capacidad humana. Podremos entender cualquier idioma de los que se hablan en el mundo. Por lo tanto, ¿realmente le interesa a un niño de 10 años aprender inglés? Sí. Le interesa porque es importante para él tener acceso a toda la cultura disponible en dicho idioma HOY. Pero no como inversión de futuro. Así es como hay que entenderlo.

La programación, el lenguaje del futuro

Lo ha dicho Tim Cook muy claramente: un lenguaje que te permite expresarte con 7.000 millones de personas en todo el mundo. Un lenguaje universal. El desarrollo. Porque una app o un programa que hagamos, podrá ser usado por cualquiera de estas personas. Si hoy estudiamos programación, mañana podremos hacer programas, aplicaciones, programar sistemas y colaborar en el mundo que viene. Y en dicho mundo, las traducciones serán automáticas. Las apps se harán en el idioma del programador y el propio sistema operativo traducirá los contenidos de forma transparente a cualquier idioma con la misma precisión que si hubiera un humano traduciendo detrás. No notaremos la diferencia.

Programación para todos

Si hoy día la tecnología está ya casi en cada cosa qué usamos, ¿cómo estará de integrada en 10 o 20 años? ¿quienes harán las apps para todo lo que está por venir, mucho más allá de un iPhone, iPad u ordenador Electrodomésticos, coches, servicios, viajes, comida…

Por lo tanto, los jóvenes que hoy aprendan programación no solo lo harán para entender y aprender el proceso del pensamiento y del razonamiento humano (como decía Steve Jobs, aprender a cómo pensar) sino como una herramienta que en su futuro, dentro de 10 o 20 años, les permitirá hacer cosas que puedan ver más de 7.000 millones de personas. Cualquier persona del mundo. Esa será la forma que tendremos de expresarnos y mejorar la vida de los que nos rodean y la nuestra propia.

Porque al igual que hoy día ningún trabajo se define sin el uso de la tecnología y muchos son empleos que se desarrollan delante de un ordenador (la mayoría sin tener nada que ver con la programación), el día de mañana la programación será una habilidad clave como hoy lo es saber idiomas. Una habilidad que decidirá si contratar o no a una persona. Porque al igual que hoy hacemos un texto en Word o una hoja de cálculo en Excel, mañana haremos desarrollos específicos para resolver problemas. Al igual que hoy programamos fórmulas en una hoja de cálculo o maquetamos un texto en un procesador o componemos un mensaje para redes sociales… el día de mañana programaremos sistemas, haremos soluciones para problemas concretos y estarán al servicio de todo el mundo. Expandiremos los sistemas con nuestro talento y adaptaremos los mismos a nuestras necesidades.

Conclusiones

La programación es el futuro. Lo tenemos aquí: aprendizaje automático, realidad virtual, realidad aumentada, dispositivos cada vez más pequeños y potentes… lo tenemos delante pero aun no somos capaces de ver cómo todo eso va a cambiar nuestra sociedad en formas que hoy día no somos capaces de imaginar. La transformación está ya sucediendo y hace falta gente que programe ese futuro.

¿Están preparados ya para dar el paso? Si tienen un hijo de 10 años o más, invítenle a descubrir la programación. Instale Swift Playgrounds en su iPad y déjele probar. Les recomendamos que visiten el sitio de Apple: “Programación para todos” lleno de recursos gratuitos y guías para empezar pinchando aquí. Y si tienen más inquietud pueden comprar nuestro libro o inscribirse a nuestro curso de Swift en Udemy. No se arrepentirán. Un saludo y Good Apple Coding.

Acerca de Julio César Fernández

Analista, consultor y periodista tecnológico, desarrollador, empresario, productor audiovisual, actor de doblaje e ingeniero de vídeo y audio.

Otras recomendaciones

I Congreso Industria Conectada 4.0

No hay falta de talento digital, hay falta de inversión en formación de calidad

En este artículo de opinión, Julio César Fernández, busca y analiza los motivos por los que (según los altos responsables de algunas de las empresas tecnológicas más importantes de España) en España hay carencia de talento digital. Expone por qué esa falta deriva de una carencia en la inversión en formación de calidad que permita a los equipos ser competitivos y estar preparados para la velocidad a la que se mueve la tecnología.