Home » Análisis » iPad Pro, análisis para desarrolladores

iPad Pro, análisis para desarrolladores

Llegó el día, el 11 del 11 de 2015. Día donde se ha levantado el embargo a los medios del nuevo iPad Pro y han comenzado las reservas por internet. Y lógicamente, han llovido reseñas desde todos los medios nacionales o internaciones: algunas mejores y otras peores según mi criterio, pero la gran mayoría con un factor común.

Se califica al nuevo Pro como un gran dispositivo (en muchos y muy amplios sentidos de esta expresión) pero no una revolución y menos un dispositivo llamado a, como dice Tim Cook y el resto de empleados de Apple, el iPad que está destinado a ser el siguiente paso en la evolución post-PC. Aquel que finalmente, no matará al PC (eso es imposible como tal) si no que permitirá a un nutrido grupo de usuarios dar el salto profesional de un ordenador a un iPad, no necesitando más que este para su trabajo del día a día, no solo en consumo… también en creación (he ahí el factor clave).

Pero, ¿por qué Tim Cook insiste en este hecho como un dogma en cada medio que le pregunta, mientras los medios no le dan la razón? La primera explicación que podríamos encontrar sería simple: los de Cook buscan la venta y los periodistas ven “la trampa” y le bajan las ínfulas a los de Cupertino. Hasta ahí, nuestra visión general… o no. Porque nosotros, desde este reducto del desarrollo, tenemos un punto de vista especial que nadie ve, porque nosotros somos los magos que tenemos el poder de llevar a este nuevo dispositivo al lugar donde dicen sus creadores y no donde dice la prensa.

iPad Pro, más grande, sí, pero un iPad al fin y al cabo

Analicemos fríamente: el iPad Pro es un iPad, con pantalla más grande, con lápiz, teclado, más potente, ligero (para el tamaño que tiene) pero al fin y al cabo es un iPad. Lo mismo: mismas apps, mismas opciones, mismo sistema operativo… un iPad con iOS. Hasta aquí lo obvio y lo que han visto los periodistas. Porque en un iPad ya se podía usar un lápiz (capacitivo o Bluetooth) y también teclado. Estos son mejores, más precisos… pero al fin al cabo no hay nada nuevo en el horizonte. Aparentemente.

[pullquote align=”left” cite=”El iPad Pro es un iPad, con pantalla más grande, con lápiz, teclado, más potente, pero al fin y al cabo es un iPad” link=”” color=”blue” class=”” size=”18″][/pullquote]

Pero vamos a analizarlo a nivel de desarrollo y le encontramos un defecto enorme: tenemos un dispositivo que no tiene modo gráfico propio. Es decir, en contra de los primeros rumores, el iPad Pro funciona en el mismo modo @2x~ipad que los modelos con pantalla Retina. Y eso es un problema.

iphone@2x Scales

Repasemos qué sucede con los actuales iPhone 4s, 5/5c/5s y los 6 y nuevos iPhone 6s (sin incluir el Plus en la ecuación). Todos tienen un modo compartido @2x~iphone a nivel de recursos gráficos.

Como sabemos esto significa que si nuestros recursos están preparados para una resolución de 1136×640, cuando estos se vean en un 6/6s se reescalarán (aumentando) por software hasta los 1334×750, un 117% aproximadamente. Y si usamos un 4s, esta vez reescalarán (reduciendo) hasta los 960×640 y, en caso que el gráfico ocupara toda la pantalla, perderíamos la visión de una parte del mismo por la diferencia de relación de aspecto (de 16:9 de los 5/6 a 3:2 en el 4s). Pero si los recursos están creados sobre una resolución base de 1334×750, en un 6 y 6s se verán con calidad 1:1 (como deberían) y en los otros dos se reducirán en tiempo real por parte del sistema operativo para conservar las proporciones.

En un iPhone y con unas diferencias porcentuales más asequibles, puede ser una buena opción. Pero el nuevo iPad Pro tiene unas diferencias realmente notables: de 2048×1536 a 2732×2048. Eso supone, aproximadamente, que un gráfico del iPad Retina ocupa un 75% de la superficie de un iPad, y el 25% restante de la pantalla (la cuarta parte) es reescalada (aumentando el tamaño) para “rellenar los huecos”. Y en el caso que hayamos hecho una interfaz con elementos con tamaños fijos para el iPad de Retina, estos crearán demasiado espacio en blanco a su alrededor.

iTunes Store en un iPad Air

iTunes Store en el iPad Air
iTunes Store en el iPad Pro

iTunes Store en el iPad Pro

No hay más que echar un vistazo a las apps de la propia Apple o incluso a los Ajustes, para darnos cuenta de este problema. Por lo tanto, en buena Ley, a partir de ahora el diseño de apps que quiera incluir al iPad Pro (y no limitarse a un mero modo lupa que entorpezca la experiencia de los poseedores de un Pro) deberá realizarse sobre la nueva resolución 2732×2048 como base, para que luego el sistema reduzca al 75% de tamaño para mostrarlo en un iPad de pantalla Retina. Y de igual forma, las reglas de nuestro layout han de estar preparadas para este hecho. Conclusión: vuelta a la mesa de diseño (y van…)

iPad Pro, mucho más allá de un iPad Air

Hasta ahora, a nivel de desarrollo no hemos dejado muy bien parado al nuevo tablet de Apple. Pero, podemos ver la otra cara de la moneda y pensar que, a fin de cuentas, lo único que hemos de hacer es usar una nueva base de resolución de los recursos gráficos y modificar levemente los tamaños de las interfaces, porque lo realmente importante es que la relación de aspecto no cambia. Y ese es el punto más importante a tener en cuenta. Con un mínimo esfuerzo podemos hacer que nuestras apps y juegos luzcan estupendamente en el nuevo iPad Pro y no perder la calidad que tenían en la actual pantalla Retina de los iPad, donde la reducción de tamaño de los propios dispositivos suple en parte el problema del downscaling haciendo que sea casi inapreciable.

[pullquote align=”full” cite=”El nuevo iPad Pro dispone de 4GB de RAM y podemos trabajar con datos más pesados y realizar procesos que requieran más potencia y procesamiento en una sola vez.” link=”” color=”blue” class=”” size=”24″][/pullquote]

Pero ahora seguimos mirando: el nuevo iPad Pro dispone de 4GB de RAM, el doble que los modelos de última generación de iPad y iPhone, y eso importa (y mucho) a la hora de crear apps que manejen datos más pesados. Al ser un sistema operativo de 64 bits, podemos manejar el total de la memoria en un solo bloque, y realizar procesos pesados que en otros iPad serían impensables. Hablamos de una evolución que a día de hoy es inimaginable ya que todo lo que hemos visto hasta ahora, está diseñado sobre la capacidad de memoria de un iPad Air 2 (como mucho). De esta forma, podemos trabajar con datos más pesados y realizar procesos que requieran más potencia y procesamiento en una sola vez, o en caso de ser muy pesados, que la fragmentación sea inferior.

Apple Pencil

En cuanto al lápiz, un elemento importante a tener en cuenta: tiene una librería integrada en el sistema que nos permite manejarlo como dispositivo. Esto abre la puerta a integrar el uso de Apple Pencil en cualquier app de terceros. Y al ser una librería del sistema, todas las apps se beneficiarán de esta precisión y cada una podrá realizar las acciones que considere cuando detecte inclinaciones, presiones, movimientos… cada app tendrá la respuesta que se considere y podrá aportar más o menos porque, como dispositivo, es común a todo el ecosistema. Y eso es algo que no existía hasta ahora.

Además, tenemos un procesador A9X que en las pruebas realizadas ha demostrado mayor potencia que los actuales MacBook de 12″ con procesador Intel Core M, que las tabletas Surface Pro 4, incluso las de gama media con procesadores i5 y que rivaliza con los MacBook Air de 11″ y 13″ de última generación y el MacBook Pro con pantalla Retina. Va a ser cierto ese dato que nos dio Apple que el nuevo iPad Pro es más potente que el 80% de los actuales portátiles del mercado.

GeekBench iPad Pro

Es decir, realmente tiene un potencia superior a la mayoría de portátiles del mercado de gama baja y media e incluso algunos de alta. Incluso que los propios portátiles de Apple. En nuestro estudio de desarrollo, tenemos gente trabajando con MacBook Air con Photoshop e Illustrator manejando gráficos en muy alta resolución (ya estamos trabajando para que nuestro futuros juegos y apps sean iPad Pro nativamente) y no tienen queja alguna de rendimiento. Por lo tanto, ¿qué no sería capaz de hacer un iPad Pro con estas apps profesionales?

Las apps, la piedra de toque

Pero el iPad Pro es iOS. E iOS es un sistema operativo para consumir, no para crear. ¿Y qué es lo que nos hace pensar esto? Las apps. ¿Por qué pensamos que OS X es mejor para trabajar? Por sus aplicaciones. ¿Y por qué más? Porque nuestro flujo de trabajo actualmente, nuestra forma de concebir el ciclo productivo, tiene una base clara: un puntero. Manejar algo táctil, a pantalla completa, y donde nuestra única referencia es nuestro dedo no es práctico… o tal vez sí.

iPad Keynote

La actual experiencia de usuario de las apps profesionales desde luego no es amiga en la mayoría de los casos de una interfaz táctil y un puntero ayuda. Pero el problema es que estamos acostumbrados a no ver más allá de nuestros procesos del día a día. Cuando Apple presentó el iPad en 2010 era un iPod Touch de pantalla gigante. Lo era, con todas las letras. La diferencia, lo que ha hecho al iPad lo que es, ha sido cuando las apps han aprovechado la ventaja de la pantalla para que ahora nos sea impensable llegar a la conclusión que un iPad es un iPod Touch gigante. Porque su experiencia de uso es radicalmente diferente en cuanto a cómo las apps se adaptan y aprovechan el mayor tamaño de la pantalla.

Ni siquiera el tan laureado vaticinio que los iPhone 6 Plus canibalizarían al iPad se ha hecho realidad. Al Mini tal vez, depende qué casos. Pero al iPad normal, no. Si yo tengo que trabajar en un artículo muy largo, o un texto para los libros, o notas, o realizar bocetos… el iPhone 6 Plus no me da un servicio satisfactorio porque la experiencia de uso es diferente a la de un iPad. Puedo hacer retoques o cosas puntuales, pero para un trabajo continuado un móvil (por grande que sea) no es la respuesta.

iPad Pro

Si pudimos ver la nota de prensa de Apple de presentación del iPad Pro, más de la mitad de la misma versaba sobre las apps profesionales, poniendo los ejemplos concretos de ProCreate 3, Paper by 53 y UMake. O hablando de Photoshop Fix y su capacidad de trabajar con imágenes de 50 megapíxeles. Pero estas apps son solo un primer pequeño paso de la evolución que necesita el iPad Pro para convertirse en el sustituto real para muchos de un PC o Mac. Porque el sistema operativo es el que es, pero la diferencia la tienen las apps y los ciclos productivos que tenemos, el cómo estamos acostumbrados a trabajar.

Por ejemplo, a día de hoy, el trabajo ofimático de muchos vive en la nube y se han acostumbrado tanto a ello, que ya no necesitan memorias USB para ir de un equipo a otro o, lo más tedioso, tener que cargar ningún fichero en el iPad a través de iTunes. Ahora viven en la nube, bien con iCloud, o con Dropbox, Google Drive, Creative Cloud de Adobe… Es el futuro: una cámara réflex con WiFi le sirve la foto al iPad Pro, la retoco, hago un presentación final o composición y la dejo en Creative Cloud donde le puedo pasar el enlace al cliente para que lo vea. E incluso la tengo en OS X por si quiero hacer algo más con ella. ¿Y si tengo el Photoshop completo en el iPad? Pues ya no necesito el ordenador. Pero un Photoshop para iOS requiere de una nueva interfaz y flujos de trabajo nuevos, algo que requiere mucho tiempo y en lo que Adobe viene trabajando desde hace mucho, ya que Microsoft Surface Pro también quiere que cambiemos el ordenador por una tableta (aunque esa tableta tenga un sistema operativo de escritorio).

[pullquote align=”right” cite=”Las apps dictarán el éxito o no del iPad Pro, al igual que sucede con el Apple Watch y el nuevo Apple TV.” link=”” color=”blue” class=”” size=”18″][/pullquote]

La conclusión de todo esto es que son las apps las que marcarán o no el éxito del iPad Pro, al igual que sucede con el resto de dispositivos lanzados este año como el Apple Watch y el nuevo Apple TV. Tres nuevas plataformas, tres nuevas oportunidades para los desarrolladores, que tendrán éxito o no en función de nuestra creatividad, innovación, trabajo y desarrollos. Nosotros, los terceros, somos los que tenemos que hacer esas apps que sean el elemento de cambio. Ahora tenemos medios, capacidad, potencia y características para empezar a desarrollar apps profesionales, de calidad escritorio, pero para interfaces táctiles. Apps que redefinan y mejoren la forma en que trabajamos y que consigan que el ordenador ya no sea un elemento de trabajo necesario.

Apple iPad Pro Microsoft Office demo

Es una evolución que Microsoft empezó hace más de un año y a la que Apple ahora se ha sumado. Una revolución como la de los nuevos móviles Nokia Lumia que permiten, conectados a una pantalla, ratón y teclado, ser manejados como un ordenador. La experiencia híbrida llamada Continuum, que lo que nos dice es que la informática profesional ha comenzado su revolución y redefinición. Porque al final, tendremos un único dispositivo óptimo para todo aquello que necesitemos realizar: un móvil que se conecta a una pantalla más grande, una tableta de grandes dimensiones con todas nuestras herramientas o (sí también) un ordenador o tableta con un sistema de escritorio y puntero.

Pero el futuro hará, como ya hizo a nivel de consumo, que muchos de los profesionales nos pasemos a un iPad Pro porque no necesitamos más para nuestro trabajo. Porque tendremos, no lo suficiente, si no mucho más que lo suficiente para trabajar. Tendremos nuestro entorno ideal. Pero para ello hemos de cambiar, redefinir, reaprender y, muy importante, esperar a que las apps que marquen el camino vayan apareciendo. Mejor aún, esperar a que nosotros, los desarrolladores, hagamos esas apps.

Y ojo… he hecho un estudio técnico y ha salido positivo, así que no se extrañen de ver en la próxima WWDC 2016 la presentación del nuevo Xcode 8… ¡también para iOS! Ahí lo dejo. Mientras, espero que cuando miren al iPad Pro, no lo vean como una pantalla grande. Miren más allá de él, amplíen su visión y contemplen el futuro. Un futuro a través de las apps.

Acerca de Julio César Fernández

Analista, consultor y periodista tecnológico, desarrollador, empresario, productor audiovisual, actor de doblaje e ingeniero de vídeo y audio.

Otras recomendaciones

Diseñando para el iPhone X

iPhone X (léase 10). El nuevo y más deseado dispositivo de Apple, no carente de …

  • Pablo

    Justamente la propia Apple podia haber justificado mas el apodo de Pro sacando sus herramientas de creación (ej.Xcode) para el iPad Pro… tocara esperar, la pregunta es.., quien va a hacer de conejillo de indias hasta que salga Xcode 8 y el resto de apps profesionales?

    • Se ve que Apple no ha tenido mucho tiempo para trabajar con el dispositivo, porque ni siquiera la propia versión de iOS y sus apps están adaptadas. Y en caso de terceros, hace falta que exista el iPad Pro para poder hacer apps para el iPad Pro. Por eso el ciclo natural es que necesite un recorrido de meses para madurar, al igual que sucede con Apple Watch y Apple TV. Con paciencia 🙂 Hasta entonces, yo me ofrezco de conejillo de indias porque sí le veo uso ofimático interesante con lo que ofrece a día de hoy. Gracias por tu comentario, Pablo.

  • Adrian_iOS Designer

    Muy buen Articulo Julio como siempre estoy al 99% de acuerdo contigo, aunque lo del Xcode corriendo en iOS se vera pero creo que falta un poco mas todavia, primero me espero un MacBook con corazón A10… vamos OSX corriendo en arquitectura ARM

  • Hanu

    Genial artículo, genial.

    Me preocupa el tema de los assets para las apps, como bien apuntas si optamos por diseñar nuestra app nativamente para el iPad Pro a “@2x~ipad”, con tamaña resolución… el peso de las app para los iPads Retina crecerá considerablemente?

    Respecto a los espacio en blanco y a como iOS reescala proporcionalmente los layouts, me preguntaba si iOS acaso no cuenta con algo similar a los media queries de CSS o un layout engine incluso mejor?

    • Julio César Fernández

      Gracias Hanu. Nos alegra que te haya gustado el artículo. Respecto a tu duda, iOS dispone de unos algoritmos de auto-layout muy potentes. Los mismos que usa Microsoft para sus apps universales. Pero en el caso expuesto en el artículo, trabajan con imágenes con un máximo de tamaño fijo, motivo por el que deja los espacios. Es la consecuencia de no haber trabajado lo suficiente el sistema para la nueva pantalla.
      Respecto al tamaño de las apps en iPad Retina, así será. Verán incrementado su tamaño.
      Un saludo.

  • Rod Poblete 

    Es extraño el efecto de este iPad en comparación a sus hermanos.

    El Apple Watch inquieta, dan ganar de tener uno sólo por probar como un reloj puede ser la extensión de tu iPhone en tu nuñeca. (Ni hablar de todas la aplicaciones que aún sin haberse lanzado el dispositivo ya tenían listas sus versiones)

    El AppleTV deslumbra, todos vemos con buenos ojos como este dispositivo puede convertirse en el híbrido que hace rato andamos buscando. contenido, integración y juegos. Sin mencionar todas las posibilidades que se nos abren como desarrolladores 🙂

    Pero el iPad no acaba de cuajar.. sólo críticas y comparaciones absurdas con la Surface.
    Sé que hay que darle tiempo al tiempo… y que el desafió como desarrolladores pasa por poder cambiar las “aplicacioncitas moviles”, a “aplicaciones robustas y completas”. Pero podrían darle un respiro al pobre. Algo injustas las criticas.

    Saludos!

    • Hanu

      A mi el Apple Watch me decepcionó, es un dispositivo demasiado “glam” y “fashion” para venir de Apple. Un producto que demuestra el genial trabajo del Team de Marketing para conseguir minar un nuevo nicho de mercado. No entiendo como Apple puede ofrecer un dispositivo con un nivel de interacción tan raro, por decir menos. Primero con un pantalla tan pequeña es desesperante como se nos insta a menejarlo tal cual un smarthphone (tap, tap&hold, scroll, swipe, slide) y en segundo lugar toda, es frustrante que casi toda interacción con el reloj demande de ambas manos…

      Al Apple TV si se ve que le han puesto algo mas de cariño, a mi consideración y con sus carencias, TVOS es la mejor pieza de software que ha lanzado Apple en los últimos años. Una interfaz muy cómoda, elegante, versátil y muy bien pensada para el manejo con el control remoto.

      El iPad Pro hoy es dificil defenderlo, tiene muchos pros… pero aún es un device en transición. Y eso es lo que mas molesta, Apple ya no siente ningún remordimiento en sacar dispositivos a medias y con mucho margen por mejorar.
      Apple ahora mas que nunca, maneja a cuenta gotas sus nuevas features con propositos netamente comerciales, y eso ya empieza a ser muy molesto.

      Cuantos años mas tendremos que esperar por un iPad Pro que no se insinue como el reemplazo del PC tradicional, sino que simplemente lo sea?